7 de marzo de 2013

[Libros] Una princesa en Berlín – Arthur R.G. Solmssen (1980)


Sinopsis:
Berlín, 1922. Reina la confusión en la capital alemana tras la victoria aliada. Recorren las calles, con banderas rojas, las víctimas de la más impresionante inflación de todos los tiempos. Y, tras ellos, las bandas incontroladas de ex-combatientes nacionalistas, que siguen las consignas de un oscuro militar austríaco, Adolf Hitler. Indiferentes al barullo callejero, conservan aún sus privilegios unas pocas familias aristocráticas, en su mayoría judíos, de gran tradición en el mundo de las finanzas.
En este escenario irrumpen el americano Peter Ellis y el alemán Christoph. Peter vive una doble vida: frecuenta, por un lado, los elegantes salones de nobles y banqueros y, por otro, los tugurios bohemios de los artistas. Para su desgracia, se enamora de la hija de la familia Waldstein, a la vez que se ve involucrado sin querer en un asesinato político, que presagia ya los horrores del Tercer Reich. Poco a poco, todos se ven arrastrados en el torbellino de desatinos que sacude a Alemania y que la prepara para la dictadura nacionalsocialista.

Crítica: Rozando la obra maestra

Sobre el régimen nazi y la Segunda Guerra Mundial se ha escrito muchísimo, pero muy poco sobre los años de entreguerras en Alemania, unos años turbulentos que pusieron las bases para el ascenso al poder del nacionalsocialismo, y todo lo que vino después. Este libro va precisamente de eso.

Aunque transcurre durante los años 20, en la novela se repasan los turbulentos acontecimientos que tuvieron lugar en Alemania desde los últimos años de la Primera Guerra Mundial. Años de revolución, de alzamiento obrero y aplastamiento brutal por milicias del ejército descontroladas; años de profunda opresión económica por parte de las potencias vencedoras, dando lugar a una gravísima crisis económica, con una inflación absolutamente disparatada, con la que unos pocos se lucraron mientras la mayor parte del pueblo caía en la pobreza y el hambre; años de profundo paro, desesperanza e indignación popular que derivaron hacia posiciones extremistas, con los resultados finales que todos conocemos.

Pero éste no es un libro de historia, aunque la mayoría aprenderemos más con él que con cualquier ensayo al uso. Se trata de una interesante y bien escrita novela en la que iremos descubriendo todos estos apasionantes hechos históricos de la mano de Peter Ellis, un norteamericano bohemio que, recién llegado a Alemania con unos pocos dólares en el bolsillo, se ve introducido de repente en los círculos aristocráticos (venidos a menos por la crisis) y prácticamente convertido en potentado gracias a la fortaleza de esos pocos dólares frente a un marco que ya no vale ni el papel en el que está impreso.

Peter Ellis vivirá en Berlín inmerso en dos ambientes: el aristocrático que ya hemos comentado, y el de las clases más pobres, que conoce de la mano del que se convertirá en su profesor de pintura. Unos y otros le irán haciendo entender el pasado reciente y el presente de esa Alemania convulsa, a través de amenas conversaciones en las que iremos empapándonos de este periodo histórico con una gran amenidad.

Estos personajes ficticios del libro se moverán en distintos ambientes que permitirán que afloren a las páginas de la novela personajes secundarios reales como Bertol Brecht, Göring, o un gran número de políticos de la república de Weimar hoy ya olvidados. En medio de todo ello, conspiraciones, asesinatos, amor y sexo, y el lento afloramiento del latente odio a los judíos.

La trama y el interesante marco histórico están tratados por Solmssen con maestría, consiguiendo lo que decía, describir magistralmente una época compleja y convulsa de forma extraordinariamente amena, y con un estilo singular que mantiene al lector pegado al texto sin necesidad de grandes golpes de efecto. El autor utiliza con éxito la técnica del cambio de escenas y la introducción de conversaciones ya iniciadas, una técnica que si bien a ratos descoloca un poco al lector, que debe emplear unos segundos en “resituar” su mente durante la lectura, ofrece a la obra un dinamismo peculiar.

Por último, el final es, para mí, sencillamente brillante. Quizás lo mejor de la novela, uno de esos finales (un final amplio, alargado durante un par de capítulos) que consiguen elevar subjetivamente en el lector el nivel de todo lo leído. Es decir, es una de esas novelas que, si bien durante su transcurso lees con interés y agrado, cuando la cierras lo haces pensando “¡qué novelón!”, gracias, sobre todo, a esa parte final. Brillante.

La obra de Arthur Solmssen es corta y, por lo que he leído por ahí, irregular, pero yo me atrevería a decir que “Una princesa en Berlín” es uno de esos libros que rozan la obra maestra. Puede que no guste a todo el mundo (aunque si uno mira las opiniones que circulan por internet, sí parece que gusta a casi todos), pero desde luego a mí me ha parecido muy bueno. Por otro lado, es uno de esos libros con tanta profundidad, con tanta “miga” semioculta bajo una falsa apariencia de sencillez, que probablemente será uno de los pocos libros que algún día releeré.

Nota personal: 8,5



2 comentarios:

  1. También a mi me pareció un libro interesante por muchos motivos. Destaco entre ellos la descripción de la hiperinflación y cómo se convirtió en una de las raices de la reacción que llevó a Hitler al poder. Buena descripción de la psicología nacional alemana, muy buena elección de un período de la historia que merecería mas libros sobre ella. Comparto con el autor del post el interés por ese segmento de la historia alemana y por ende europea mucho menos frecuentado que los hechos desarrollados a partir de 1933 que son consecuencia de ellos. Después de leida, efectivamente, se queda uno con deseos de más. Esperemos que la iniciativa de Solmsen produzca nuevos frutos.
    Román (http://appelantur.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  2. Las casualidades se dan, he llegado hasta tu blog queriendo leer alguna opinión sobre "una princesa en Berlin" y como a ti, me parece una novela extraordinaria, uno de mis libros favoritos, que me encantaría que llegara a ser el guión de una película y tengo un blog que se llama exactamente "Cosas mias" pero no es un blog sobre literatura, es de temática variada son eso "cosas mias". Gracias por tus aportaciones.

    ResponderEliminar